103

El Velo

El VELO….
El velo de la novia es una de las prendas inmanentes de la tradición nupcial. Su vigencia en la celebración nupcial es muy antigua, primitiva; pero ha perdurado hasta nuestros días, como muchos otros elementos nupciales.Su significado actual dista notablemente del que tenía en un primer momento, pero su presencia ha continuado debido a la solemnidad que comporta el ceremonial del matrimonio.La vinculación del velo con el casamiento se averigua al analizar la palabra nupcias (matrimonio). El vocablo nupcias procede del latín “nubere”, que significa “velo” y/ó “para casarse”, indicando que la mujer iba en la Antigua Roma cubierta de un velo para contraer matrimonio.En las culturas de oriente, el velo ocultaba la cara de la novia al novio, quien después de la ceremonia lo levantaba, pudiendo ver por primera vez el rostro de su esposa .Durante la Edad Media, el color dejó de ser un factor esencial y la importancia se atribuyó a la riqueza de la tela y de los adornos.Finalmente en Inglaterra y Francia el velo se tornó blanco, un color que a finales del siglo XVIII era ya de común aceptación.

PROTOCOLO

El velo de la novia y la cola del vestido, si son de longitud considerable y entrañan peligro de tropiezo, han de ser acicalados durante la boda por las damas de honor. Las damas de honor arreglarán el velo y la cola del vestido de la novia si se arruga durante su paso por la Iglesia, al sentarse en el presbiterio, al bajar del automóvil, etc. Harán las veces de doncellas de la figura más admirable en aquel día tan especial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *